12/12/15

El enigmático origen de los OVNIs (Parte I)

Marisa Conde Hernandez (28/08/2006)

Platillos volantes
Desde los tiempos más remotos, el ser humano ha sido testigo de la existencia de extraños objetos que cruzaban los cielos sumiendo a quienes los observaban en la más absoluta perplejidad. Evidencia de ello ha quedado recogida en las mitologías de casi todos los pueblos antiguos, así como en la Biblia. Si bien en el siglo XX es cuando los ovnis alcanzan el grado de fenómeno de masas al tomar conciencia plena la humanidad de la existencia de estos objetos. Porque creer en los ovnis no es una cuestión de fe (como sí lo es creer en la existencia de extraterrestres). Hay suficientes pruebas que demuestran que existen en los cielos objetos que no pueden ser identificados claramente. Tan solo es cuestión de hacer caso a lo evidente.


Pero este fenómeno no puede explicarse de forma sencilla. A la vista de las investigaciones, no es posible intentar dar una respuesta atendiendo sólo a un punto de vista, pues muchas son las causas que puede haber detrás de cada avistamiento, encuentro o evidencia. Tan grande es el desconocimiento en los grandes enigmas que nos rodean como en la cantidad de asuntos que nos ocultan los gobiernos de las grandes potencias. Para llegar si quiera a plantearnos que hay detrás del fenómeno ovni sería preciso saber cribar lo verdadero que envuelve este tema y quedarnos con la pureza del desconocimiento, con lo verdaderamente inexplicable, aunque ello suponga eliminar gran parte de sucesos que engrosan y oscurecen este asunto para estudiar sólo una minoría de ellos. Minoría que nos haría plantearnos cuestiones que van más allá de una explicación convencional, más allá de conspiraciones o secretismos políticos, que nos haría enfrentarnos con las preguntas que siempre han obsesionado al ser humano sobre su existencia, sobre el universo que nos rodea y sobre tantas otras cuestiones que merecen la pena.

No todo lo que se mueve en los cielos es inexplicable...


En 1947, el piloto norteamericano Kenneth Arnold observó sobre el monte Rainier nueve objetos voladores a los que definió por sus formas redondeadas como ”platillos volantes”. Comenzaba así el mito moderno sobre los Ovnis. Un par de años antes, a finales de la Segunda Guerra Mundial, los pilotos aliados se habían encontrado con pequeños objetos esféricos, plateados y casi transparentes que aparecían de repente y solían acompañarlos mientras sobrevolaban en la noche los cielos alemanes. ¿Qué eran aquellos objetos? Al parecer los nazis habían desplegado una tecnología sorprendente e inimaginable al crear los Foo-Fighters, pequeñas esferas luminosas controladas desde el suelo según revelaba el Herald Tribune de Nueva York el 2 de enero de 1945. Y este era solo uno de los muchos prototipos secretos, algunos de ellos semejantes a los famosos ”platillos” de Arnold como los V-7 (Vergeltungswaffe Sieben) como afirma en el libro ”Interceptadlos sin disparar”del italiano Renato Vesco. Estas naves fueron construidas en los subterráneos de Breslau, bajo la dirección del capitán Richard Miethe. Alcanzaban una velocidad de 2000 km/h., una altura de 20.000 m.y estaban provistos de un arma también de creación nazi denominada ”el rayo de la muerte”. Pero faltaba muy poco para que finalizara la guerra y para evitar que acabasen los planos y prototipos en manos de los aliados se embarcó todo el material en un submarino el cual partió rumbo desconocido. Años después, se registraron testimonios de avistamientos ovnis en Sudamérica cuyos tripulantes eran altos, rubios y hablaban alemán. También, en 1945 se probaron las alas Horten HolX-v2 que casi superaban la barrera del sonido y de aspecto triangular. Parece ser que los americanos si consiguieron llevarse el Horten HolX-v3 ya terminado y otros diseños más futuristas. Desde entonces, los militares vienen desarrollando pruebas secretas de prototipos de aviones de capacidades aéreas y tecnológicas sorprendentes.
Paralelamente miles de personas han contemplado en los cielos de todo el mundo objetos voladores extraños de distintas formas y tamaños cuyo comportamiento en el aire se alejaba bastante de lo jamás visto anteriormente. Ante la necesidad de explicar aquello para lo que no se tiene una respuesta surgió la creencia en las ”naves extraterrestres” pues no existía en la Tierra una tecnología ”conocida” capaz de realizar semejantes objetos voladores.

Caza F-117A
En los años 70 el NORAD (Mando de la Defensa Aérea del Atlántico Norte) obtuvo informes de miles de avistamientos de ovnis triangulares de color oscuro que solian ir a una velocidad más rápida o más lenta de lo habitual. Cuando los americanos presentaron en los ochenta su bombardero B-2 y el caza F-117A, de tecnología Stealth (ocultos al radar) cuyas características eran muy similares a lo que los testigos de ovnis habían visto en la década anterior se tuvo que reconocer oficialmente que dichos avistamientos correspondían a los prototipos de estos aviones. Más recientemente, se han observado naves en forma de bumerang cerca de la base Edward en el desierto de California. Phillip Klass, editor de la revista Aviation Week declaró que podría tratarse del TR-3A, avión de reconocimiento táctico de motores silenciosos, algo que el Pentágono ha negado. En 1988 se publicaron datos en el New York Times sobre el prototipo AURORA, de ser cierta su existencia se trataría de una nave de cualidades sorprendentes capaz de superar, según algunas fuentes, 20 veces la velocidad del sonido así como dar giros de 90º, dispararse verticalmente a toda velocidad o ir sorprendentemente lento (incluso pararse) y a muy baja altura. Sin embargo, esta nave que cuenta con mas de 20 años en el secretismo puede incluso haber sido superada por otras más modernas. La revista Popular Science publicaba a finales de los 90 que la tecnología había llegado tan lejos que con determinados juegos de luces podrían hacer invisibles a determinados prototipos ante el ojo humano. Estos aviones incluso volarian sin pilotos, algo comprensible teniendo en cuenta que las maniobras que realizan no podrían ser soportadas por el cuerpo humano.

Respecto a las huellas dejadas por el aterrizaje de naves en lugares descampados podría atribuirse a los llamados Drones o aviones espías de control remoto. Son muchos los avistamientos de ”ovnis” con forma de globo o cápsula, de color metálico con patas para aterrizar. Estos artilugios pueden despegar verticalmente, son de pequeño tamaño como los empleados por los rusos en Kosovo y Chechenia y pueden confundirse perfectamente con ”naves alienígenas”.

Ni todos los ” grises” son alienígenas...

Alienígenas tipo "grises"
La teoría de que las supuestas abducciones ”extraterrestres” fuesen una tapadera para encubrimiento del secuestro y experimentación ilegal con seres humanos por parte de las agencias secretas de varias superpotencias no es algo nuevo. En 1989 el prestigioso ufólogo e investigador francés Jacques Vallée en su libro Revelaciones sugiere esta posibilidad respaldada por fuentes del espionaje francés. En 1999, gracias al Acta de Libertad de Información en los Estados Unidos se desclasificaron una serie de documentos oficiales de la CIA, NSA, FBI y otras agencias. Ese mismo año, se publica el libro MILABS (Military, mind control & alien abduction) de Helmut y Marion Lamer especialistas en la investigación sobre experimentos médicos ilegales. En dicho libro revelan que al examinar los documentos desclasificados sobre experimentos de lavado de cerebro, privación sensorial, radiación... etc se dieron cuenta de que algunas de las víctimas habían intentado ser convencidas de que eran secuestradas por ovnis, ¿por qué? ¿Quizás porque no se puede denunciar a supuestos alienígenas antes las autoridades?

Las víctimas de abducciones describen sus experiencias con bastantes coincidencias entre ellas. La MUFON (Mutual Ufo Network) ha recogido numerosos casos donde los abducidos recuerdan haber sido introducidos en tanques de un líquido extraño donde podían respirar. 
También es recurrente entre estas personas el recuerdo de haberles sido colocado en la cabeza determinados aparatos mediante los cuales les obligaban a mover músculos de las extremidades o les mostraban determinadas imágenes de contenido diverso, así como el haberles introducido en el organismo algún tipo de implantes. Algo que fue corroborado por las radiografías y por la extracción de dicho artilugios que podrían localizarse en la base de cerebro o en los lugares mas diversos como en la oreja o en los dedos.

Respecto a los captores, casi siempre describen a algún ser humano de bata blanca entre seres alienígenas rodeados de material quirúrgico, a veces, reconocible como unas vulgares jeringuillas.

El científico John C. Lilly, desarrolló un invento conocido como ”tanque de aislamiento” destinado a comprobar la teoría de algunos neurofisiólogos sobre la necesidad de un estímulo externo para mantener el cerebro en estado de vigilia. Mas tarde fue perfeccionando su invento para realizar experimentos que llamó de ”privación sensorial” mediante los cuales consiguió experiencias mentales como ”viajes astrales” y otras similares. Igualmente experimentó con electrodos para estimular los centros de placer y dolor del cerebro. En su obra El Científico revela que el director del NIMH (Instituto Nacional de Salud Mental) para el que trabajaba le pidió que informara de sus investigaciones a las agencias de inteligencia americanas a lo que se negó ya que consideraba que estas podrían ser usadas como medio para controlar a las personas y a sus creencias. Sin embargo, tras la desclasificación de varios documentos del proyecto MK- Ultra de la CIA se demostró que sus experimentos tanto de ”privación sensorial” como de uso de electrodos habían sido desarrollados por los servicios secretos y el ejército sin su consentimiento. También quedaron demostrados mediante dicha desclasificación los experimentos que habían sido realizados en los laboratorios del Instituto Nacional de la Salud con implantes y aparatos de microondas destinados, al parecer, a controlar las emociones y el comportamiento mediante fuerzas eléctricas. Muchas de las personas que se consideran víctimas de experimentos de control mental realizados por las agencias de inteligencias se les ha encontrado implantes en su cerebro exactamente igual que aquellas que dicen haber sido abducidas por extraterrestres.

El reputado neurólogo español José Rodríguez Delgado ha sido relacionado con el programa MK-Ultra al que habría contribuido con la aportación de sus investigaciones sobre implantes de electrodos en el cerebro para modificar la conducta humana. Igualmente ex agentes de la KGB están vendiendo documentos donde se revela la experimentación en la Unión Soviética. Médicos rusos han terminado confesando su participación en proyectos sobre la alteración del comportamiento.

La conspiración extraterrestre contra la humanidad podría ser la mejor tapadera tras la cual se esconderían cientos de experimentos clandestinos e ilegales realizados por las agencias secretas de varios países. La reproducción artificial de una experiencia de abducción es posible. Son conocidos los experimentos con LSD realizados por el Dr. Stanislav Grof (también visitado por militares interesados en su investigaciones) quien consiguió mediante esta droga que varios individuos tuviesen visiones sobre ovnis y alienígenas exactamente igual que las víctimas de abducciones. Posteriormente se comprobó por otros investigadores que estas personas presentaban un incremento en su actividad de las ondas cerebrales beta, unos 30 Hz, algo habitual entre los consumidores de LSD y otras drogas.

Abducción animal
También se ha vinculado popularmente las extrañas mutilaciones de ganado al fenómeno ovni. Gracias al Instituto Nacional para el Avance de las Ciencias (NIDS) y al prestigioso doctor veterinario George E. Onet se investigaron multitud de animales mutilados que presentaban cortes precisos y extracción de determinados órganos sexuales, el recto, los ojos, la lengua. Se demostró que para ello, ”alguien” tuvo que utilizar instrumentos de alta precisión tecnológica. En el estudio de una de las vísceras se encontró una cánula de 5 cm. en la yugular por donde se había extraído toda la sangre del animal.

En función de los datos recogidos parece existir una vinculación entre los avistamientos ovnis y la mutilación del ganado, sin embargo las investigaciones del NIDS apuntan a la intervención de seres humanos con grandes conocimientos en patología animal.
Las mutilaciones de ganado suelen darse en diversas partes del mundo. En España también aparecen tras oleadas de avistamientos ovnis. Entre 1995 y 1996 se contabilizaron mas de 2000 reses que presentaban uno o dos orificios en el cuello por donde, en algunos casos, se les habían extraído toda la sangre. Las víctimas suelen ser ovejas y presentan bastante similitud con los casos norteamericanos, es decir, las mutilaciones parecen ser realizadas con instrumental preciso y con una técnica quirúrgica especializada. 

Ni todo lo que nos cuentan es verdad...


OVNI procedente de UMMO
El hecho de que los ovnis se convirtiera en un fenómeno de masas dio lugar a una poderosa arma social. La creencia en los platillos volantes y especialmente en su origen extraterrestre caló tan profundamente en la sociedad que muchas personas llegaron a aceptar esta idea como algo místico o como una amenaza contra la que no se podía luchar. Pronto se descubrió que quien pudiese hacerse con el control de este fenómeno también haría lo mismo con cientos de miles de personas que creían ciegamente en la existencia de extraterrestres. Un ejemplo de esto sucedió en España. José Luis Jordán artífice del caso ”Ummo” mantuvo en el engaño de la existencia de unos extraterrestres venidos del dicho planeta a un gran número de personas en nuestro país y fuera de él, entre los que se encontraban científicos, policías, ingenieros... todo ello, según él, como un experimento personal de manipulación social pero que, al parecer, pudo ser utilizado por los servicios secretos españoles y soviéticos.

A finales de la década de ochenta aparecen ante la opinión pública una serie de documentos considerados actualmente como uno de los mayores fraudes de la historia de la ufología. Se trataba del informe Matrix que se extendió rápidamente por todo el mundo (en España tuvo eco de la mano de determinados ufólogos demasiado influidos por la creencia alienígena). Fue publicado en septiembre de 1988 por la librería Arcturus Book Service de Georgia revelaba la existencia de un pacto entre el gobierno de los Estados Unidos y una civilización extraterrestre enormemente avanzada que consistía en la impunidad de los visitantes para establecer bases subterráneas y para abducir a una serie de ciudadanos a cambio de ofrecer su tecnología. (Hay que pensar que si los extraterrestres son tan avanzados... qué necesidad tendrían de hacer pacto alguno)

Desde la aparición de los famosos ”platillos” a mediados del siglo XX, han existido una serie de personajes que afirmaban rotundamente que éstos procedían de otros planetas y que el propósito de su visita era regalarnos una serie de revelaciones transcendentales para la salvación de nuestro mundo. Se trataban de los ”contactados”. Personas que no dudaban en transmitir las enseñanzas recibidas y que conseguían rodearse rápidamente de grupos de adeptos con los que fundaban asociaciones semejantes a religiones o sectas cuyo propósito es rendir culto a los ”dioses extraterrestres”.Ciento de miles de personas en todo el mundo pertenecen a alguna asociación de este tipo, lo que demuestra el formidable poder de estos grupos y lo valioso que puede resultar la manipulación del fenómeno ovni. Muchos de los mensajes de estas sectas tienen como única función diseminar ideales políticos y totalitaristas, como la secta de los Raelianos o la Aetherius Society.
Algunos contactados pueden haber sido usados por las agencias de inteligencias como medio para captar fieles incondicionales recibiendo de ellas determinadas evidencias reales para hacer más creíbles sus mensajes. 

Hasta aquí todo puede considerarse como ”ajeno” al verdadero fenómeno ovni en el sentido de que tras lo relatado existe una explicación aunque ésta sea desafortunada. Sin embargo, no dudo que en todo este entramado de objetos volantes que han sido observados a lo largo del siglo XX, especialmente en su segunda mitad, existen fenómenos de aquellos que se pueden considerar como verdaderamente inexplicables. Pero para poder despojarnos de la sospecha de manipulación y mala interpretación que envuelven los avistamientos contemporáneos es mejor que nos alejemos en el tiempo y ”echemos un vistazo” a lo largo de la Historia.



Viejos compañeros de la Humanidad

Muchos son los testimonios relacionados con extraños objetos que surcaban los cielos de la antigüedad, relatos que han quedado reflejados en las mitologías de las civilizaciones primitivas. Un ejemplo de ello lo encontramos en el texto sánscrito del Mahabharata donde se describen con gran lujo de detalles los aparatos metálicos y voladores llamados vimanas que usaban las divinidades para surcar los cielos y donde se habla incluso de colonias espaciales y ciudades submarinas y subterráneas. La otra obra hindú el Ramayana menciona igualmente aparatos similares.

En la Biblia podemos leer el encuentro del profeta Ezequiel con un vehículo volante y también se describen en los textos sagrados la existencia de ”nubes inteligentes” como la que aparece en el Exodo y que guió al pueblo de Israel hacia la tierra prometida. Esta ”nube” incluso proporcionaba alimento al pueblo y dictaba órdenes a Moisés.

Los chinos denominaban a sus antepasados como ”hijos del cielo” y en su literatura clásica se recogen muchas observaciones de objetos volantes muy bien descritos y claramente situados en el momento histórico en el que aparecen. Una de las referencias más antiguas es de hace cuatro mil años, bajo el reinado de Xi Ji, y narra el avistamiento de dos soles en el río Feichang que producían un sonido similar al trueno.

Vimana
En la literatura clásica mediterránea autores como Plinio el Viejo, Plutarco, Séneca, Cicerón... relataron sucesos donde se describen distintos objetos voladores, incluso Tito Livio llega a informar de encuentros con seres de vestiduras destellantes y avistamientos en los cielos de ”naves fantasmas”.

En tiempos de Carlomagno, el monje Lorenzo explica en su obra Annales Laurissenses que cuando los sajones, que se habían rebelado contra los francos, intentaron conquistar el castillo de Sigisburg, se les aparecieron en el cielo dos escudos de color rojo llameante lo que hizo caer en una gran confusión y terminaron por huir del lugar. De esta manera, los sajones se rindieron y se convirtieron al cristianismo.
En Norteamérica, los antepasados de los indios hopi contaban que antiguamente su pueblo habitaba unas tierras situadas en el océano Pacífico que terminaron hundiéndose. Entonces unos seres venidos del cielo llamados katchinas les ayudaron a trasladarse al continente mediante unos ”escudos volantes”.
Extraños fenómenos en el cielo fueron igualmente recogidos por Bernal Díaz del Castillo, cronista de Hernán Cortés en los tiempos de la conquista de América. En 1527 se relata la aparición de una señal en el cielo con forma de espada larga entre las provincias de Pánuco y la ciudad de Tezcuco. Este objeto pudo contemplarse durante más de veinte dias. En el mismo siglo se recogen multitud de casos en todo el mundo. Como los cilindros volantes vistos en Nuremberg, globos ígneos sobre Basilea o la columna brillante que fue observada en vísperas de la batalla de Lepanto. Igualmente se recogen fenómenos similares a ruedas o bolas en los cielos de los siglos posteriores.

... Pero, si el sueño del ser humano de volar sólo pudo conseguirse de forma plena en el siglo XX ¿quién dominaba con maestría la aeronáutica desde la más remota antigüedad? Muchas son las teorías que se han lanzado al respecto. Quizás la más popular sea la procedencia extraterrestre de estas naves. Busquemos algunos motivos para la explicación alienígena.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario